Menú Cerrar

V Edición de los 100 del Camino (Carballiño-Santiago) [29.05.2021]

Por José María Levoso:

Después de poco más de un año de espera (Sevilla 23/02/2020), este fin de semana volvimos a colocarnos un dorsal en una prueba larga.

La mañana del sábado empezó bien temprano con la típica rutina precarrera de larga distancia: desayunar con tiempo… proteger dedos… envaselinarse el cuerpo… colocarse el uniforme.. etc.. etc. Salida hacia Carballiño y, una vez allí, ya tocó saludar a los habituales compañeros de estas aventuras entre los que estaba el compañero de equipo Maxi al que ya hacía más de un año que no veía.

La salida bien organizada, a partir a las 8:00 h. por turnos y en parejas desde la Iglesia de la Vera Cruz. En mi caso, la salida fue a las 8.15.40. La primera parte de la carrera era la más dura en cuanto a perfil, así que tocó conservar todo lo que se podía. Gracias a que el tiempo ayudó en forma de niebla y fresquito, se llevó bien. En el km 10 primer avituallamiento: una parada rápida para reponer bidones y a seguir.

Continuamos por una zona con pistas y caminos y con la niebla protegiéndonos del sol.. y así hasta el siguiente avituallamiento en Dozón. Nueva parada para repostar… y continuamos hasta el siguiente en O Zudreiro. Aquí ya el sol salió… y empezó a castigarnos y a mermar un poco las fuerzas pasado el km 30.

El siguiente punto ya era Lalín, en el km 43, donde acababa una de las pruebas programadas. En este punto la parada fue más larga, reponiendo tanto líquidos como sólidos. Una vez repuesto, tocaba continuar.

El siguiente tramo hasta Silleda era el más largo sin avituallamiento y ¡vaya si se hizo largo! con el sol calentando, con casi 16 km de recorrido hasta llegar… y una maratón ya a la espalda. Fui alternando carrera y andar en las subidas para llegar a Silleda en el km 58 aproximadamente, con las reservas bajo mínimos. De nuevo tocó reponer líquidos y algo de sólido y continué hacia el siguiente punto en Bandeira.

Los kilómetros ya iban pesando y el sol cada vez hacía más mella pero, llegados a este punto, ¡el abandono ya no era una opción! jajaja. Km 67 Bandeira. Aquí estaba la mochila esperando para posibles cambios de ropa, reparaciones de urgencia y reponer de nuevo y con más tranquilidad líquido y comida sólida. Una vez repuesto continúo, ahora en compañía de Ramón, que se había perdido en los molinos y había hecho 8 km de más…., el camino juntos hacia Ponte Ulla.

El camino ahora era más favorable, pero el sol y los kilómetros ya habían mermado mucho las fuerzas y, las pocas que quedaban, se fueron en la fuerte pendiente de bajada hacia Ponte Ulla. Allí los cuádriceps dijeron «basta» y desde el avituallamiento del km 81 por el que pasamos sobre las 19 horas y hasta el final de la carrera, el recorrido ya fue más bien andaina que carrera…

La llegada a Santiago fue sobre las 22 horas, tras 13 horas y 49 minutos de esfuerzo, en compañia de Ramón y de Fefé Díaz, que era una corredora francesa que encontramos en los últimos kilómetros y que se animó a hacer los 58 km de Lalín a Santiago.

La prueba fue ganada por Verónica Romero en 13.14.37 y por Jaime  Calleja en 9.38 33.

Por el grandioso Esprintes Ourense:

  • Puesto 43 – José María Levoso Touceda – 13.49.22
  • Puesto 80 – Maximino Lagares Carro – 17.25.43

En resumen: prueba difícil y complicada para los que, como yo, nos movemos habitualmente por asfalto y sin desniveles… pero que merece la pena hacer en su totalidad o en cualquiera de sus 2 tramos principales.

Finalmente agradecer los esfuerzos de todos los que la han organizado y han atendido a los corredores durante el recorrido (Fer, Benito, Juan, Camilo… etc) tanto en la salida y llegada como en los distintos avituallamientos.

El año que viene, si consigo reforzar un poco la musculatura, ¡repetiré!… que hay margen de mejora… jajaja.

(Fotos al final de la noticia)

Por Maxi Lagares:

El pasado sábado se celebraba la quinta edición de Los 100 del Camino, que se disputaba en tres distancias: Carballiño-Lalín (42 km aproximadamente), Lalín-Santiago (58 km aproximadamente) y la prueba reina Carballiño-Santiago (102 km aproximadamente). La prueba reina tenía su salida en O Carballiño, de forma escalonada, a partir de las 8 de la mañana.

Los primeros 33 km discurrían por sendas y pistas marcadas por la organización, pasando por las cotas más altas del recorrido (A Madenala y Dozón), a unos 900 m sobre el nivel del mar, para enlazar con la Vía de la Plata (o Camino Sanabrés) del Camino de Santiago, pasando por las localidades de Lalín, Silleda y Bandeira. Por el Camino de Santiago, los corredores se orientaban por la señalización oficial del camino, con excepción de un par de pequeños desvíos marcados para la organización, para ampliar la distancia y superar los 100 km totales.

El punto más destacable, por lo menos desde el punto de vista del corredor, ha sido la llegada a Puente Ulla, donde en un bar de la localidad nos sirvieron unos buenos platos de caldo o lentejas, lo cual puede dar una cierta idea de cómo se involucraba la organización con los corredores y el mimo con el que nos trataron a todos. Cabe destacar, en este punto, el buen hacer de uno de nuestros compañeros de Club, Camilo Baranda Valeiras, quien estuvo ayudando a la organización en varios puntos de avituallamiento.

Aunque nos acompañó la niebla hasta nuestra bajada de Dozón, durante el resto del día el calor hizo estragos, con temperaturas cercanas a los 30º y que no dieron respiro hasta pasadas las 8 y media de la tarde, con lo que hubo bastantes abandonos durante la prueba. Aunque no todos debieron ser abandonos, de los 162 corredores que debían tomar la salida en la prueba de los 100 km, solamente 100 llegaron a la Plaza del Obradoiro, en Santiago de Compostela.

GALERÍA FOTOGRÁFICA:

Galician GL Spanish ES English EN