IV 24 horas de Vigo [26 y 27.08.2017]

Por Juan Manuel González Quiroga:

¡Qué os voy a contar del 24 horas de Vigo que no sepáis!
Participación individual: Xoma, Jotaeme, Marisol, Silvia, Felipe, Óscar y Begoña.
Participación equipo de relevos: Patricia, Óscar Garrido, César, Diego, Felipe (Pipe), Manuel Picouto, Luis y yo, Juan.

Después de las enseñanzas que nos dejó las 6 horas de Ponteareas del mes anterior, supimos, (me estoy refiriendo a Begoña y a mí) aplicarlas a esta carrera, eso no quita para que los entrenos y la preparación, tanto física como mental, de esta carrera no las lleváramos lo suficientemente preparadas, sobretodo por parte de Begoña que era quién iba a hacer la prueba más dura, la individual, y que la hacía para dedicarle y ofrecérsela en homenaje a su hermano José Manuel, (que fué el autor de todas las fotografías del libro “Auria. Cien obras maestras del arte ourensano”, publicada y editada por la Diputación de Ourense y el periódico La Región), fallecido hace diez años. Yo, al fin y al cabo, “sólo” iba a competir por relevos y a echarle una mano en los momentos difíciles de la noche.

Se da la salida a las doce de la mañana con una temperatura ideal para correr, incluso llovió un poco, antes de la carrera, para refrescar el ambiente, y como siempre, los que hacen la carrera de relevos salen a “toda leche” y los individuales más pausados, ya que hay mucho tiempo por delante. Van pasando las horas y tanto los que hacen la carrera individualmente como el Equipo lo están haciendo bastante bien. Cuando van seis horas de carrera los componentes del Esprintes van así:

Equipo, 70 kms. Oscar, 58 kms; JM y Begoña, 55 kms; Silvia, 49 kms; Xoma, 47 kms; Felipe, 46 kms y Marisol, 43 kms. Siguen pasando las horas y cuando llevamos nueve horas Xoma se retira cuando llevaba 67 kms, por problemas estomacales.

Cuando yo acabo mi cuarto relevo, sobre las diez y veinte de la noche del sábado, veo que Begoña sigue “intacta”. Le pregunto que como se encuentra y como va, y a todo me contesta que “muy bien”. Entonces es cuando aprovecho para tomarme un descanso hasta mi siguiente relevo que sería a las dos de la madrugada. De todas maneras, cuando van transcurridas doce horas de carrera los kms recorridos por parte de los integrantes del Esprintes son los siguientes: Equipo 139. Oscar, 108; Begoña, 99; JM, 97; Silvia 87; Marisol 85 y Felipe 79.

Cuando me toca mi relevo, a las dos de la madrugada, alcanzo a Begoña y la veo que va caminando, le preguntó que como está, y me dice que “estupendamente”. A pesar de ir caminando lleva un ritmo fuerte de cerca de nueve minutos por km, que no está nada mal.

A las dieciocho horas de carrera, que al cambio eran las seis de la mañana del domingo, la situación es como sigue: Equipo, 202 kms. Oscar, 151 kms; Begoña, 136 kms; JM, 131 kms; Silvia, 121 kms; Marisol, 117 kms y Felipe, 89 kms.

Sobre las nueve de la mañana que yo estaba acabando mi penúltimo relevo, y acompañando a Begoña, escuchamos por megafonía una entrevista a la ganadora del año pasado y dijo que se había quedado a una vuelta del record, que estaba en 162 kms. Le digo a Begoña, que ese record, si sigue caminando a este paso, lo iba a batir con creces, llevaba ya 151 kms y le quedaban tres horas, pero ella todavía no tenía nada claro, ni que fuera a ganar la prueba, a pesar de la cantidad de vueltas de ventaja que le llevaba a la segunda clasificada en ese momento, ni mucho menos batir el record, ese no era “nuestro” objetivo cuando empezó la carrera ya que no sabíamos en cuanto estaba ese record. El record lo igualó cuando llevaba 22 horas y 39′ y lo sobrepasó cuando el reloj marcaba 22h 48′. Aún le quedaba una hora y cuarto para seguir sumando kilómetros pero no quiso “abusar” y poner el listón muy alto para años posteriores y en los últimos 42′ tan solo hizo dos kilómetros, y así llegó a los 168 kilómetros.

Resultados finales: Equipo 280 vueltas compensadas (263 vueltas reales). Oscar, 4º de la general con 186 vueltas. Begoña, 8ª de la general y 1ª mujer absoluta, con 168 vueltas y record de la prueba. JM, 9º de la general, también con 168 vueltas. Marisol, 17ª de la general y 2ª mujer en meta, con 155 vueltas. Silvia, puesto 23ª de la general y 3ª mujer en meta, con 144 vueltas. Felipe, 35º de la general con 112 vueltas y Xoma, puesto 46 con 67 vueltas.

Podium al completo para las mujeres del Esprintes Ourense, CDO, con Begoña en lo más alto rindiéndole ese cálido homenaje a su hermano José Manuel, del cual llevaba una fotografía en la camiseta con la que acabó la prueba con la inscripción “VA POR TI”, como si ya supiera, cuando comenzó la carrera, que le iba a ayudar a superar este reto y llevarla a lo más alto.

De los hombres y del Equipo ¿qué queréis que os diga? Oscar, INSUPERABLE, como siempre, pero pasa como en la mili, “el valor, se le supone”, y con Oscar pasa lo mismo, como es lo que se espera de él casi no le damos la importancia que en realidad tiene, 186 vueltas están al alcance de muy pocos solo que le ha tocado vivir esta prueba con tres “tíos” en los puestos por delante que son de armas tomar (solamente hay que ver el historial de pruebas que tienen), pero bueno, para el año que viene, que nos ha prometido que va a ir al gimnasio, hace podium, seguro, ¡SEGURO!, además es que se lo merece.

El Equipo de relevos es cojonudo. Este año sólo conseguimos reunirnos ocho, todo un reto porque nos correspondía a cada uno tres horas de carrera. Una pena que no se animasen más, porque se trata de una fiesta difícil de encontrar, ¿que es algo duro? Sí. Pero compañerismo, camaradería y convivencia como la que se pasa en esta carrera no la ofrece ni “Gran Hermano”, ni “Supervivientes”, ni ninguna “chorrada” de esas. ¡Ojalá! para el año que viene estemos, por lo menos, los mismos o cubrir el número máximo de componentes, doce… o, ¿por qué no soñar y llevar dos equipos de relevos?