San Silvestre Vallecana (Madrid) [31.12.2019]

Por Felipe Iglesias Mira:

Creo que todo corredor tiene en su mente hacer, al menos alguna vez en su vida, algunas carreras que se pueden contar con los dedos de una o dos manos. En mi caso, una de estas carreras era la San Silvestre Vallecana, en Madrid el día de Fin de Año.

Aprovechando que este año decidimos pasar en familia un Fin de Año diferente, nos fuimos a Madrid y nos anotamos a la San Silvestre mi hijo Samuel y yo. Ya el día previo a la carrera, en la recogida del material, se notaba que se trataba de una de las carreras importantes, al menos a nivel organizativo, que roza los 40.000 inscritos. En la bolsa del corredor: camiseta-dorsal (color verde), pañuelo para el cuello, chip, pulsera cajón sub42 (yo) y muestras comerciales, además de una bolsa de plástico para el guardarropa. Comprobación del chip y panel enorme con los nombres de todos los inscritos.

El día 31 por la tarde nos fuimos a la zona de carrera, con salida en la calle Concha Espina. Muchísima gente dando vueltas, algunos ya calentando una hora antes de la primera oleada… lo primero que hicimos fue localizar las furgonetas del guardarropa, cambiarnos y dejar la bolsa (media hora antes de la primera salida, que sería a las 17:30 h). Como yo tenía para el cajón de sub42, que era la primera oleada, pero Samu no, lo que hicimos fue salir los dos en su cajón, en los que no acreditaban marca… con lo cual nos tocaba en la última salida (oleada) que tenía como hora prevista las 18:15.

Estuvimos una hora en el cajón, entre los corredores, sin poder calentar e intentando situarnos lo más adelante posible para poder salir corriendo sin mucho atranco. Cada oleada tenía su salida con cuenta atrás y confeti, toda una fiesta, que te impregnaba del espíritu de la San Silvestre. Salimos bastante adelante (veíamos gente detrás hasta el estadio Bernabeu) pero tuvimos que zigzaguear muchísimo hasta que conseguimos, en la calle Serrano allá por el km1, correr sin mucho atranco… a buen ritmo, pero yo temía que el no haber calentado y el andar pegando tirones para adelantar gente, nos pasase factura. Y así fue, antes del km5 veo a Samuel con mala cara y se queja de un «punto» en el pecho… pasamos el km5 en 23’40» y decidimos caminar un poco para que se calmase la molestia. Una vez bajó el dolor, seguimos corriendo para afrontar la última parte: subida después del puente de Vallecas y ya rodeados de gente animando hasta el final. En algunos tramos era difícil correr porque se apelotonaba publico que hacía más estrecho el paso, además de que fuimos pillando a los últimos corredores de la oleada anterior.

Cruzamos la meta en 50’21» en el puesto 6149 y 6155 (una vez ordenan los tiempos de todos los corredores, independientemente de la oleada en la que saliesen), entre 34.100 corredores que llegaron a meta.

Impresionante la organización, sin apelotonamientos en la zona de meta, también debido a que, el que llegaba, recogía y se iba. Esto hizo que fuese muy fluido todo el proceso post-llegada, recogiendo el guardarropa, bajando al metro y pudiendo entrar en el primero que paró. Luego al apartamento a ducharse, cena a base de sandwiches y a tomar las uvas en plena Puerta del Sol… otra cosa que quería hacer, al menos una vez en la vida.

Feliz año 2020 a todos, ojalá se cumplan todos nuestro objetivos deportivos, además con salud y felicidad.

Resultados:

  • Puesto 6149 – 00:50:21 – Samuel Iglesias Méndez
  • Puesto 6155 – 00:50:22 – Felipe Iglesias Mira