Xtreme Running Race Salesianos El Campello [06.10.2019]

Por Juan Manuel González Quiroga:

Esta prueba, según el Reglamento, era una carrera de obstáculos. Consistía en recorrer 3.500 metros con 20 obstáculos de diversa dificultad. En el caso de no poder salvar el obstáculo, había que hacer 20 «burpees».

Nunca había enfrentado a una carrera de obstáculos y, la verdad, le tenía bastante miedo, pero… bueno…  «por mucha dificultad que tengan, 3.500 metros es poca distancia y 100 «burpees», a cambio de cinco obstáculos, mal será que no los haga», me dije. Y allá que me inscribí, la verdad, «cagao» de miedo porque no sabía a lo que me iba a enfrentar. 

Llegó el día de la carrera, el pasado domingo 6 de octubre en el recinto del Colegio Salesiano en El Campello, Alicante, a las once de la mañana. Una hora antes me presenté allí para recoger el dorsal y de paso echar una ojeada al recorrido, y lo que iba viendo no era de gran dificultad así que me fui animando. Los dorsales estaban asignados por la edad, el más veterano tenía el dorsal 1 y yo tenía el 2. Yo pertenecía a la categoría Máster C en las que estábamos los mayores de 50 años. A la hora de calentar veo al dorsal 1 «metiéndome miedo», haciendo unos calentamientos un tanto extraños, pero bueno, cada uno calienta como quiere y yo lo hacía como si de una carrera normal fuera.

El día para correr muy bueno. Una temperatura agradable, con sol, pero que no calentaba. Se da la salida y salgo como de costumbre, el último para no estorbar a los más rápidos, que suponía que lo serían todos. Pero llego al primer obstáculo y ya me tuve que parar a que pasara la gente y así durante cinco obstáculos más en que ya me dije que «así no voy a ningún lado» y me decidí a tirar para adelante y sin perder de vista al del dorsal 1. El segundo km de la carrera era libre de obstáculos por lo tanto había que correr y como corredor que soy, eso hice, correr, adelantar al dorsal 1 y «si puede que me siga». Y no pudo. Me presenté en la meta en el puesto 41 de 91 llegados, con un tiempo de 24′ 37″ y el primero de mi categoría, Máster C.

Al final, los obstáculos eran salvables, pasa como en la vida, que encontramos dificultades cuando no conocemos las cosas y una vez que las hemos resuelto vemos que no era para tanto. No sabía a lo que me iba a enfrentar y al final resulta que llego el primero de mi categoría de cinco mayores de 50 años.

Una vez más llevando el nombre del Esprintes Ourense por España adelante, esta vez, y van…, por el Levante, y subiendo al podium.

La prueba fue ganada por Andrés Savall Terol del Hells Gladiators en 16′ 57 en categoría masculina y por Mónica Prieto, independiente, en 23′ 50.

Fotos: grupo Brotóns y Juan Manuel.