Maratón Vías Verdes Plazaola [17.09.2017]

Por Cheo Meza Morales:

Éste no era «uno más» y por varias razones tenía un significado especial, En esta ocasión mis compañeros de viaje han sido los mejores que he podido tener, » mis viejos» Chare Zare Morales y El Alfredo Meza El Negro y en mi mente otra persona que más adelante descubrirán. Lo preparé sin pretender grandes resultados pero a sabiendas que como diría un tal Forrest Gump a quien suelo mencionar cuando me encuentro en estas lides: El maratón es como una caja de bombones y nunca sabes lo que te va a tocar, cada experiencia en la distancia no dejan de sorprenderme y convencerme de que el cuerpo humano es una auténtica caja de Pandora. Así pues en las semanas previas a la carrera las molestias musculares me dieron un toque de atención «para, Cheo, que te estás pasando un pelo» y me obligaron a ajustar a la baja los entranamientos que me hicieron recordar aquello de «más sabe el diablo por viejo que por diablo».

Así pues, me planto en la línea de salida en el bonito pueblo de Lekumberri con muchísimas dudas de sí podría tan siquiera acabar la carrera aunque sabedor de quien tuvo retuvo y quien no arriesga ni gana ni pierde; suena el pistoletazo de salida y con mucha cabeza fría salgo muy despacio y todo el tiempo «escuchando a el gemelo de mi pierna izquierda, así pues van pasando los kilómetros y ya en el 10 me percato que la cosa va bien y decido aumentar un poco el ritmo y pongo velocidad de crucero . En esta ocasión y con ayuda de la tecnología voy informando a los míos de cómo me encuentro gracias al archiconocido whatsapp. Al paso por el km 20 del recorrido me junto con un par de corredores que me acompañan hasta el 28 donde, tras ver que iban algo mejor que yo, les comenté «vayan ustedes que voy un poco justo». Aprovecho para mandar un whatsapp a mi familia que fue como el mejor de los geles cuando escucho a mis chamos diciendo «vamos papi corre como el diablo». Me comunico también con mis panitas de club Esprintes Ourense que me dan fuerza para seguir. De aquí en adelante y hasta el 36 no quedaba otra que sufrir y me acuerdo de esa persona a quien al final le dedicaría la carrera. En el penúltimo avituallamiento decido ingerir algo sólido y pa’lante es pa’lla.

Llega el km 40 y cada vez se ve más gente «domingueando» por la vía verde y pienso «vamos Cheo que esto esta listo Nojoda», me pasan 2 panas diciendo vamos gallego que sobreviviste sin frontal (luz para los túneles), ya lo tenemos. Entramos en el pueblo y luego de una larguísima recta, una curva y bajada a meta; nada más cruzar veo una Iglesia , mi mano derecha señala el cielo haciendo la señal de la cruz y acto seguido a escasos 40 metros de la línea de meta veo a mis viejos, choco esos cinco y le digo a mi papa: «Se la dedique a Cali Nojoda» ¡¡¡¡ Para los curiosos: Cali es mi tío quien justo el día 17 se hacían 5 meses de su desaparición física.

Finalmente 3:31:21 tiempo final en meta.
Gracias Maratón vías verdes #mvvplazaola

Foto: Maratón Vías Verdes.