VI Maratón y 10.000 m. de Coruña

 

Por Manuel Rafael Pérez:

La mañana empezaba bien: había conseguido dormir casi seis horas del tirón. Quizá sea gracias a la experiencia que te da correr mi sexto maratón aquí.

Al abrir la ventana noto el típico frescor de la brisa del mar, temperatura perfecta para la salida. Luego daban algo de subida, lo cual me preocupaba un poco. Vamos!

Al llegar a María Pita me encuentro ese ambiente formado por ilusiones, miedos, nervios…. de gente que corrían y andaban hacia todas partes. Quizá calentando; quizá relajando; quizá intentando sacarse el miedo a los 42. Ya en la salida veo a muchos de mis compañeros de equipo con alguno de los cuales iba a hacer el camino. Charla, abrazos, consejos…. Se escucha el disparo!!!.

Ese momento es uno de mis favoritos. Rodeado de ese público que sabe o se imagina el reto que esto supone y por eso “se rompe” las manos aplaudiendo y deseando la mejor de las suertes. Subida de adrenalina y ya en los primeros km decido ir un poco por encima del ritmo previsto aprovechando la compañía de un experto compañero como Oscar del Campo. Por lo menos hasta que el cuerpo aguante.

La cosa iba por buen camino pero ya en la segunda vuelta y con el sol encima me doy cuenta de que el pulso está disparado. Lo estaba pagando. Dejo el grupo, casi sin querer. Me encuentro a Luis con problemas musculares. Tiene que parar pero no lo hace, estira y prosigue en un heroico camino hacia meta. Hacia el km 30 más o menos me adelanta el globo de 3:30. Paso al “plan B”. Felipe, que iba detrás, me pasa como una moto. Llego a la zona del puerto que es como atravesar un desierto. A ambos lados gente parada o andando muy fatigados. Km 38 y tremendos calambres en la zona interior de ambos muslos pero sabía que allí al fondo, estarían las personas que más ganas tenía de ver en aquel momento y que me animarían a llegar al menos con una sonrisa al final. Con eso sigo hasta la entrada en la plaza. Allí estaba la persona a la que más quiero y más me ha apoyado en estos días: mi mujer,… que sin ella os aseguro que no sería lo mismo. Llamo a mis hijas para que me acompañen a cruzar la meta. Momento glorioso cargado de emoción que un juez propone romperlo diciéndome que si tengo que entrar solo, que la niña no puede…. ¿A quién le importa?, pero hay que cumplir el reglamento.

Enhorabuena a todos los que corrimos ese domingo esos 42 km y pico. En especial a mis compañeros Esprintes Ourense acabasen o no. El solo hecho de intentarlo demuestra de qué casta están hechos. Nos vemos el año que viene.

Pd. Ana, te quiero.

Clasificación:

  • Puesto 220 – 03:19:43 – José María Levoso Touceda
  • Puesto 285 – 03:26:57 – Oscar del Campo Rodríguez
  • Puesto 347 – 03:31:18 – Felipe Rodríguez Fernández
  • Puesto 359 – 03:32:45 – Felipe Iglesias Mira
  • Puesto 360 – 03:33:01 – Marcos Rodríguez Viso
  • Puesto 407 – 03:38:29 – Manuel Rafael Pérez González
  • Puesto 546 – 03:55:01 – Xosé Manuel Pérez Rodríguez
  • Puesto 547 – 03:55:19 – Luis Fornos Gallego
  • Puesto 708 – 04:54:56 – Marisol Gómez Chao

 

Por Jorge González:

Este fin de semana nos acercábamos hasta tierras coruñesas para hacer la carrera de 10 km paralela al Maratón y así, estar con mis compañeros del club y con mi suegro que debutaba en la distancia.

El Maratón comenzaba muy temprano; alrededor de las 8:30 de la mañana y, con esto, toda la mañana deportiva se ponía en marcha. 15 minutos más tarde arrancaba el 10 km y mi idea era aguantar el máximo tiempo con un ritmo alrededor de 4 min el km, y en el km 3 ahí estaba la familia animando a tope. Pero este ritmo sólo lo conseguí los 4 primeros km ya que empezaron las cuestas hacia la torre de Hércules por el lado del Parrote y poco a poco se fue diluyendo el objetivo. A la vuelta, en el km 7, me encontré con Quiroga y con Maxi que iban hacia el giro, nos animamos mutuamente y seguimos dándole, esta vez cuesta abajo pero ya sin el punch de saber que se había esfumado la marca, pero manteniendo el ritmo lo más alto posible. Al pasar por el Parrote recordé la llegada a meta del Medio Maratón de Coruña de hace un par de años y de ahí a la plaza de María Pita, donde estaba situada la meta, volviendo a escuchar  los ánimos de la familia dando el último impulso, y entrando en meta con un tiempo de 42:42 y en el puesto 202. Al rato llegó Quiroga que me dijo, algo frustrado, que se le estaba haciendo cuesta arriba bajar de 47′ en un 10 km, un tiempazo nada despreciable. Y a Maxi ya no lo vimos entre tanta gente que ya había llegado.

Luego me quedé para ver la llegada de mis compañeros y mi suegro en el Maratón.

Clasificación:

  • Puesto 202 – 42:44 – Jorge González Fernández
  • Puesto 403 – 46:46 – Maximino Lagares Carro
  • Puesto 408 – 46:43 – Juan Manuel González Quiroga

Fotos Óscar del Campo y de La Opinión de La Coruña.